Main Menu

¿Estudiar o trabajar?

Sí es posible trabajar y estudiar al mismo tiempo, aunque la realidad es otra: la constante preocupación por el dinero tiene repercusiones en tus estudios, inclusive llevándote a abandonar la escuela. Trabajar mientras estudias tiene muchos beneficios: aprendes a administrar tu tiempo, tus ingresos, conoces gente y adquieres experiencia que fortalecerá tu currículum. No obstante, mantener un historial académico favorable trae consigo beneficios en tu crecimiento profesional, facilitándote el camino hacia becas, apoyos económicos o estudios de mayor grado a tu alcance, entre otros.

Lleva con éxito una doble jornada.

Es inevitable sentir fatiga y estrés cuando trabajas y estudias al mismo tiempo, para mitigarlo es necesario planificar todas tus actividades, incluyendo tus fines de semana, pues estos espacios los puedes aprovechar para ponerte al día en algunas tareas e investigaciones. Recuerda siempre incluir horarios para descanso ya que es importante que tu mente y cuerpo se sientan relajados para dar inicio a una nueva jornada.

Elabora un calendario con fechas importantes y fija prioridades para ambas ocupaciones. Mientras estés en el trabajo, concentra tu atención en tus responsabilidades, de lo contrario afectarás tu desempeño laboral. Dedica con tiempo y esmero cada actividad.

¿Cómo estudiar si trabajo tiempo completo?

En el país existen universidades que ofrecen planes de estudio presenciales con horarios flexibles. Los programas a distancia también son una excelente alternativa para cursar una carrera por la facilidad que tienes de aprender sin la necesidad de asistir a un plantel universitario.

Concluye tu carrera con un Crédito Educativo

Financiera Educativa de México (FINEM) te apoya con un crédito para cubrir el costo de la colegiatura y/o inscripción en las universidades incorporadas al Programa Nacional de Financiamiento para Educación Superior.

Los requisitos para obtener el crédito son: ser estudiante de nacionalidad mexicana, haber sido aceptado por una universidad incorporada al programa, contar con un aval, historial crediticio positivo y un promedio mínimo de siete en el período inmediato anterior del ciclo a cursar o tener un promedio general de siete. Acude a tu campus universitario y pregunta por el crédito de FINEM o llámanos al (55) 30 88 38 30.

¡No abandones tus estudios!, es momento de continuar tu formación profesional. Con el crédito educativo de FINEM, sólo tienes que preocuparte por estudiar.

“Estudiar sí se puede” 

 

Con el Programa de Financiamiento para la Educación Superior, en FINEM buscamos apoyar a la juventud con créditos educativos que les permitan desarrollarse profesionalmente y alcanzar sus sueños.

Testimonio

Diana Mariela Lua Trejo.
Licenciatura en Administración de Empresas Turísticas, 8° Cuatrimestre. Universidad Insurgentes, Campus Viaducto.
Actualmente labora en Grupo Financiero Monex.

Septiembre 2012 

“Estuve estudiando la carrera de Administración de Empresas en otra escuela pero no me gustó porque se me hacía muy cuadrada, no tenía prácticas. Luego conocí el programa de la Universidad Insurgentes y me gustó mucho porque sí tiene prácticas y teoría al mismo tiempo. A mí me gusta dar servicio a las personas y el programa de la universidad tiene ese enfoque al servicio, eso me llamó mucho la atención”.

Apuesta por la educación 

“Desde que entré a la escuela estuve trabajando. Yo siempre ayudé con el pago de mis estudios, pero tuvimos un problema familiar muy fuerte que me imposibilitó poder continuar con mis estudios, por eso decidí darme de baja. Tenía que elegir: la escuela o mi familia, me decidí por mi familia. Estaba a punto de darme de baja cuando tuve la oportunidad de platicar con el subdirector del plantel acerca de mi problema y él me dijo que no dejara de estudiar porque me faltaba muy poco y tenía una solución. Me acercó a FINEM para conocer el crédito educativo. Después lo platiqué con mi familia y ellos estuvieron totalmente de acuerdo”.

“FINEM me dio opciones, mucha información y sobre todo me dieron confianza. No es como en otros lugares en que sientes que sólo quieren sacarte tu dinero. En FINEM sí sentí que se preocupan por el estudiante, por eso tomé el financiamiento. Ahora me siento más desahogada porque sé que al terminar la escuela puedo conseguir un mejor trabajo y se me facilitará pagar mi crédito y sobre todo enfocarme en mi área; además, los pagos de mi crédito son pequeños. ¡Aprovecho para estudiar, trabajar y también divertirme!”.

“Sí es difícil estudiar y trabajar al mismo tiempo pero he organizado bien mis estudios, además en la universidad tengo un horario muy flexible. Por la mañanas me dedico a trabajar y por las tardes a estudiar”-

Forjando un proyecto de vida 

“Terminando la escuela quiero mi negocio, pero también necesito enfocarme en el trabajo y fortalecer mis conocimientos. También quiero estudiar una maestría y, poco a poco, con trabajo y ganas, poner mi negocio. ¡Mi sueño es poner un restaurante bar!”. “Si otros estudiantes como yo se encuentran en la misma situación les recomiendo que se acerquen al financiamiento, es una gran ayuda para concluir tus estudios con pagos mínimos; es mucho mejor tomar un crédito que dejar la escuela, se trata de tu futuro y no puedes jugar con eso. Estudiar sí se puede, ¡es lo mejor!”.

Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>